ALUCINACIÓN Y SENSUALIDAD

Es curioso observar cómo en la pintura de BARTOLOMÉ ROCA, se combinan y pugnan por emerger rasgos que, de alguna forma, nos remiten a un mundo operístico tan distinto y, a la vez, tan peculiar como el del tándem DONIZETTI-ALBAN BERG.

Si los personajes de sus dramas lí viven sus vidas con intensidad y exagües nos dejan sus existencias entre éxtasis y alucinaciones de paisajes interiores, los cuadros del pintor oriolano nos ofrecen ese pálpito de un lirismo hecho melancolía, exasperación y un manantial inagotable de fiebre creativa.

Lirismo y fiebre son dos claves de una producción que no desordena su estética. Hay lecturas pictóricas variadas, sugestión para que el espectador interprete y prolongue la vivencia del pintor en cada uno de sus cuadros, pero también la evidencia de que un ritmo, diría yo, narrativo potencia, articula y se hace carne y músculo de pintura en cada una de sus obras.

Mitos, ecos, puentes, sueños…, éste es el mundo que nos propone Bartolomé Roca con esta exposición. Un artista capaz de desvelar en sus lienzos intimidades entre pudor y el descaro, un desgarro seudo lírico nos puede asaltar desde una de sus telas.

No hay límites para la aventura en cada uno de los cuadros, para esa ensoñación que esconde aquella fiebre de la materia, pero también para llevarte, visitante, a apurar el filtro mágico, la pócima alucinante que te desvelará una intensa y cálida sensualidad mediterránea.

Bartolomé Roca parece buscar en sus obras aquel mundo lejano, a veces dramático que se quedó enganchado como un arpa eólica en los pentagramas de Bellini.

Estas telas, con fulgores de materias enriquecidas, se acercan a ti, espectador, en demanda de complicidad, de prolongar el juego del mito y en adivinar la última realidad de cada Cuadro.

ALUCINACIÓN Y PINTURA. Mito y Sueño. Fábulas… Y siempre la imaginación creadora de un pintor dramático, lírico y sensual.


EDUARDO L. CHAVARRI ANDUJAR
Gremio "VALENCIA" de Periodismo